26 de enero de 2018

Entrevista a Aina Barca, de Familia de Hetauda (Nepal)



Una semana con Aina deja patente lo mucho que nos ocupa nuestro ombligo, y lo poco que nos preocupamos por los problemas de los demás. Tuve la suerte de compartir con ella tiempo en su última estancia en Madrid, el diciembre pasado, cuando estuvo unas semanas en España para reforzar su labor en Nepal, donde hace su vida desde hace años. 

A veces pienso que la distancia es terapéutica: nos separa de un factor que nos provoca bloqueo, estrés, tensiones o malestar. En la sociedad en la que vivimos la distancia es analgésica: nos duerme ante una realidad que por muy lejos que esté nos atañe, pues toca a los niños -y en especial a los más desfavorecidos- de este granito de arena al que llamamos Planeta Tierra. Es más importante el peinado que lleve Cristiano Ronaldo, que los niños de Hetauda tengan algo que comer mañana. Es más importante jugarnos 20€ en Lotería para ver si en navidad nos hacemos ricos, que dar algo para que los niños de Hetauda puedan comer y tengan una educación a su medida. 

No quiero hacer juicios de valor, son simples reflexiones. Y estos días he compartido muchas con Aina, con quien tuve el placer de convivir durante la pasada semana en casa. Vino a Madrid a realizar conferencias y actos benéficos en su incesante labor de trabajo por los pequeños. Me aviva el espíritu verla hablar de las necesidades de quienes cuida: niños y niñas con diversidad funcional, Síndrome de Down, Autismo... que si aquí en España gozan de aceptación social no es el mismo cantar en Nepal. 

A sus 21 años viaja por vez primera a Nepal, donde realiza un mes de Voluntariado... pero al volver a España no era la misma. ¿Qué había pasado? Sea lo que fuese, desde entonces se dedicó en cuerpo y alma a crear y desarrollar Familia de Hetauda

Pregunta: ¿Cómo se consigue crear de la nada algo tan sólido como Familia de Hetauda, el Centro de Rehabilitación y la Escuela de Educación Especial "Asha"? Acoger a casi 30 niños y dar trabajo a 20 personas no debe ser fácil... 

Respuesta: Con mucha dedicación, mucha perseverancia y mucha pasión. 

P: ¿Cómo definirías Familia de Hetauda a personas que no la conocen? 

R: Familia de Hetauda somos una ONG que lucha por los derechos de los niños con discapacidad intelectual y parálisis cerebral de Nepal. Este colectivo queda fuertemente marginado, pues existe la creencia que la discapacidad es un castigo divino por pecados cometidos en vidas anteriores. Nuestra labor se centra en la ciudad de Hetauda, el sur de Nepal, donde en 2014 establecimos la primera escuela de educación especial del distrito, Asha School. "Asha" es una palabra nepalí que significa "esperanza", y esta es nuestra labor principal, proporcionar una esperanza a los niños y niñas con discapacidad a través de programas educativos y sanitarios. 


P: ¿Cuáles son las necesidades más importantes a día de hoy? 

R: Necesitamos más personas que colaboren regularmente con la organización como socios colaboradores. Todo lo que hemos ido logrando ha sido gracias a la solidaridad de estas personas que, mes a mes, aportan su granito de arena. Sin ellas y ellos, no sería posible. 

P: Nos gustaría saber cómo encajan los niños y niñas discapacitadas en la sociedad nepalí. 

R: Los niños con discapacidad intelectual sufren una fuerte exclusión en Nepal. La sociedad piensa que estos niños no son capaces de aprender nada, y que lo único que pueden hacer es comer y dormir. Así, los niños con discapacidad intelectual quedan excluidos de la educación, un derecho fundamental. Estos niños no tienen voz para defender sus derechos, y en muchas ocasiones sus familias no saben cómo hacerlo. 

Hay pocas escuelas de educación especial en Nepal y en general hay mucho desconocimiento sobre la discapacidad. Tampoco hay estudios relacionados en este ámbito y por lo tanto hay pocos profesionales que se puedan dedicar a ello. Muchos de los servicios para los niños con discapacidad están enfocados a la pena y la caridad. Pero el futuro de estos niños reside en una educación de calidad que les aporte una mayor autonomía y dignidad. 


P: Familia de Hetauda se financia con aportaciones personales, tus actividades o eventos organizados no sólo en España sino en Europa, y con las cuotas de los socios. ¿Cuál es la cuota de los socios? 

R: Exacto, así nos financiamos. La cuota de los socios colaboradores es una aportación mensual de 5€, 10€, 15€, 20€ o lo que cada uno desee. Familia de Hetauda somos una asociación de utilidad pública con lo cual todas las cuotas de los colaboradores se pueden desgravar, recibiendo del 50% de vuelta en la Declaración de la Renta. Al fin del año no es una aportación tan elevada, pero para nosotros es un gran empujón hacía adelante. La solidaridad de las personas es lo que nos hace seguir y sin ellos nada de estos sería posible.


P: También es posible realizar estancias realizando voluntariado en Familia de Hetauda. Exactamente ¿en qué consisten y para qué tipo de personas están enfocadas? 

R: Como he comentado anteriormente es complicado en Nepal encontrar profesionales del ámbito de la discapacidad y también estudios relacionados. La labor de los voluntarios es muy importante para nosotros. Desde los inicios, voluntarios de Familia de Hetauda han llevado a cabo formaciones sobre educación especial, logopedia y fisioterapia a nuestras trabajadoras. A día de hoy seguimos necesitando de manera regular a personas voluntarias del sector social, educativo y de fisioterapia (maestros de educación especial, maestros, psicólogos, trabajadores sociales, educadores sociales, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, etc). Cualquier interesado puede contactar a voluntarios@familiadehetauda.org


P: Siempre tienes algo en mente, algún objetivo. ¿Qué esperas de 2018? 

R: Siempre tengo muchos objetivos porque las necesidades son muchas, muchísimas. A pesar de no dejar nunca de trabajar siempre tenemos lista de espera en nuestra escuela y no podemos abastecer a todos los niños con discapacidad intelectual. Este 2018 inauguramos la nueva escuela y a pesar de ello seguiremos teniendo lista de espera. Por esto este 2018 seguiremos trabajando, para no solamente realizar la apertura de la escuela con éxito, sino seguir ampliándola. Lo mismo nos ocurre en nuestra residencia escolar, Asha Hostel. 

P: Nepal es un país muy tradicional, poco a poco se está abriendo al mundo. ¿Cómo ves a los jóvenes y las jóvenes en Nepal? ¿Hay algún cambio generacional de importancia? 

R: Sí que existe un cambio de generación, pero Nepal como muchos otros países del mundo, brinda pocas oportunidades a sus jóvenes. Los jóvenes tienen la formación y las ganas de hacer cosas, pero muchos acaban marchando a Europa, Australia o Estados Unidos, para poder tener un futuro mejor. 

Le hice mil preguntas más, pues convivimos una semana juntos, pero se haría muy largo escribirlo todo aquí. Sólo un apunte, que me llegó muy adentro, una frase suya: "Con 90€ comen arroz todos los días seis niños, durante todo un mes". ¿Estás dispuesta a donar aunque sólo sea 5€ al mes para ello?

Para una información más detallada y completa sobre Familia de Hetauda, visita: www.FamiliaDeHetauda.org

Para ver la o colaborar en la Campaña QdeCuencoHELPNEPAL: HAZ CLICK AQUÍ